Cómo apoyar a nuestros los campesinos desde las casas

Danza en Red. Publicado el 30 de Agosto de 2013

Cómo apoyar a nuestros los campesinos desde las casas

Lorena Ladino nos envía este texto: "Vi la pulibicación en facebook, me pareció interesante y quiero compartirla con ustedes. Aprovechemos este medio para ayudar y contribuir con los campesinos, si...

Lorena Ladino nos envía este texto:
"Vi la pulibicación en facebook, me pareció interesante y quiero compartirla con ustedes.
Aprovechemos este medio para ayudar y contribuir con los campesinos, sin violencia.
¿Qué idea se les ocurre?"
 
¿Que podría hacer yo desde mi entorno para apoyar a nuestros campesinos?
Esta es la idea que me ronda por estos días en la cabeza y luego de leer varias propuestas, dialogarlo con amigos, familia y compañeros de trabajo, les dejo varios tips que empezare a aplicar y podría funcionar:
 
1. Definitivamente apoyar al campesino comprando campesino: esto es renunciar a comprar en grandes superficies o almacenes gigantes en donde la mayoría de los productos o son importados o son casi regalados por los agricultores porque deben venderlos a precios irrisorios. A comprar en la plaza, en la tienda de barrio o a un agricultor conocido -lo cual además seguro le mejorará la economía del hogar-.
 
2. Incentivar el consumo de alimentos nacionales: a muchos se nos ha vuelto cotidiano comprar productos importados como cereales, enlatados, carnes secas, quesos y en general una lista de alimentos que dejan los ingredientes colombianos en un segundo plano.  Pues a dejar la papita “a la francesa” y entrarle a la papita criolla.
 
3. Aprender a preparar recetas tradicionales colombianas con insumo nacional: volver a la arepa con quesito y renunciar a la crepes con miel de maple, a comer bocadillo y panelita dejando las “power bar” en las tiendas.
 
4. Multiplicar esta información entre nuestros conocidos, familiares y amigos y generar desde nuestro cotidiano un cambio en la idea de consumo que tenemos actualmente.
 
5. Enseñar a nuestros niños cuales son los alimentos propios de su tierra, sus bondades y usos, su importancia y la manera en que pueden consumirlos; acallar esas voces de la televisión o los medios de comunicación que les enseñan que alimento es aquel que “Melvin” les vende o “Mrs Chocapic” come.
 
5. Sembrar en casa: es la única manera de controlar desde tu entorno la manera en que crecen los alimentos que luego comerán.  No se imaginen la gran huerta, cada quien a su escala y en un espacio pequeño puede empezar con lo básico: legumbres, especias, uno que otro fruto y luego intercambiar con otros que estén haciendo lo mismo.  Por aquí se empezó con rugula, caléndula, ají y lechuga si a alguien le interesa.
 
6. Apoyar las iniciativas de protesta de manera pacífica y desde nuestro entorno: yo no me puedo ir a Tunja a apoyar a los paperos pero desde aquí puedo apoyar iniciativas que les muestren que no están solos: redes sociales, marchas en la ciudad, multiplicar información.
7. Comprar y consumir alimentos nacionales: restaurantes de la tierrita, cafe colombiano, panadería de barrio y en general todas aquellas iniciativas colombianas.
Publicado en Lupe Po