Con Tambores africanos y movimientos jamaiquinos, se baila en la Región Insular de Colombia

ANDREADIAZ. Publicado el 14 de Agosto de 2012

Con Tambores africanos y movimientos jamaiquinos, se baila en la Región Insular de Colombia

 Foto: libro “ABC del folklore colombiano”, de Guillermo Abadía Morales   Cuando los españoles pisaron por primera vez el archipiélago en 1527, esta región se influenció por la presencia de...

 
Foto: libro “ABC del folklore colombiano”, de Guillermo Abadía Morales
 
Cuando los españoles pisaron por primera vez el archipiélago en 1527, esta región se influenció por la presencia de pobladores asiáticos, Europeos y Norteamericanos. Los frecuentes cambios que sufrieron sus habitantes desde el siglo XVI se vieron reflejados en la influencia musical, literaria, coreográfica y material.
 
Para entender un poco el proceso que vivió la población Insular haremos un pequeño recuento histórico:
 
Hasta el año 1.604, el español Juan Díaz Pimiento declaró la primera colonización sobre esta región. Luego en 1.629, llegaron los ingleses que habitaron para sacar provecho de los cultivos, viviendas y comercio trayendo la implementación ideológica de tráfico de esclavos. Solo hasta 1.641, la corona española quiso reconquistar el archipiélago y en 1.786 llegó a un acuerdo en dónde la sociedad afro inglesa quedaba supeditada a jurisdicción española.
 
En 1.803, San Andrés pasó de ser dominio de Guatemala a Cartagena de Indias esto hasta .1928 cuando Nicaragua tuvo el control sobre la región y Colombia recuperó la soberanía gracias a un tratado con ese país en 1.826.
 
Por todos estos cambios que el archipiélago pasó, Guillermo Abadía divide a los pobladores en 3 grupos:
 
-  Población Raizal: Son de ascendencia africana e influencia europea y oriental. Su religión es protestante y tradiciones anglo norteamericanas
-  Continentales: Son mulatos venidos de departamentos del Atlántico y Bolívar; los de ascendencia mestiza son del departamento de Caldas.
-  Sirio - libaneses: Desplazados del territorio colombiano concentran un enorme poder económico y es una comunidad muy cerrada.
 
Los pobladores de la Región Insular aprovecharon lo dejado por los españoles e ingleses para emprender una economía basada en el turismo, generando 80% empleos directos e indirectos. Esto solo se pudo lograr hasta 1953 cuando el archipiélago fue declarado puerto libre. Desde ese entonces la producción de coco, producto agrícola por excelencia de la región, empezó a ser abandonado.
 
La opresión y los años de sometimiento generaron una separación por parte de los pobladores sobre las imposiciones de sus colonizadores. Retomaron gustos personales y empezaron a centrarse en sonidos y expresiones que mostraran una cultura libre. Allí los tambores africanos comenzaron a ser la expresión del adiós a la esclavitud dando a luz al bullerengue, el mapalé y los porros; La cumbia volvió a escucharse en la Región Caribe y en el archipiélago el reggae se popularizó.
 
El Folclor de la región Insular está lleno de sonidos del mundo pero con un toque colombiano: La alegría. Por años se sometieron a cambios culturales pero al final retomaron esa memoria histórica, la transformaron a su entorno y ahora se hizo identidad en el archipiélago colombiano.
 
Fuente: libro “ABC del folklore colombiano”, de Guillermo Abadía Morales