El cabello “afro”, un cómplice de historias

Danza en Red. Publicado el 05 de Junio de 2013

El cabello “afro”, un cómplice de historias

La identidad cultural y étnica la hemos visto a lo largo de la historia en una serie de peinados que representan el peso histórico de libertad, identidad y emancipación. La li...

La identidad cultural y étnica la hemos visto a lo largo de la historia en una serie de peinados que representan el peso histórico de libertad, identidad y emancipación.

La libertad, labrada en la estética de los peinados afro hechos para celebrar tradiciones, fiestas, festivales y celebraciones, sigue latentes, en las presentes generaciones de las regiones del Pacífico y el Caribe colombiano.

Las mujeres en especial, han sido las protagonistas de esta estética que celebra la herencia africana de nuestro país. Ellas recuerdan con sus manos ágiles, lo útil que fue y ha sido el cabello para expresar, y glorificar el esfuerzo de las primeras familias que sembraron nuestras raíces tradicionales.

“El peinado de corazón palenquero”

En San Basilio de Palenque, departamento de Bolívar, encontramos los peinados que dan testimonio del pasado y el símbolo de libertad, de la esclavitud y la lucha ante los colonos.
La creatividad de las mujeres que ‘peinan’ con ligereza el característico cabello afro, demuestran que la imaginación, la vanidad y el arraigo cultural no tienen límites a la hora de hacer un perfecto peinado.

 

Históricamente…
Las mujeres no solo utilizaban su cabello para guardar las semillas que encontraban para sembrar en sus huertas, también dibujaban los caminos estratégicos para que los esclavos o cimarrones se alejaran de los colonos.
Además de hacer trazos con su cabello, también camuflaban las piedras de oro, y los diminutos utensilios en sus cabellos, que posibilitaron la supervivencia, y el pago por la liberación de estas mujeres con sus familias - Cassiani, Hernández, Simarra y Tabalá-, quienes fueron los primeros pobladores, -que por siglos-, se encargaron de esta minuciosa e interesante labor.

Hoy  los peinados se crean en un círculo cotidiano
“Para nosotros el trenzado es una especie de amuleto para el cuerpo. Nos gusta trabajar siempre los números impares porque se dice que hay que dejar un espacio para que salgan las cosas malas. Los impares te protegen y hacen que lo malo tenga por dónde salir”, asegura Moraima Simarra, docente de profesión y experta en la cultura palenquera.

Para esta población palenquera, cada peinado tiene su ocasión y significado; y en los días de fiesta, por ejemplo, en el Festival de Tambores y Expresiones Culturales de Palenque, portan moñas y trenzados grandes que apuntan hacia arriba.

Pasa lo contrario, cuando hacen sus labores diarias, pues hacen peinados que caen en su rostro.
Sea cual sea el peinado que ellas luzcan, las mujeres se reúnen en  las esquinas, en las casas, en todas partes, para vivir con sus rizos -y a su acomodo-; un rito tradicional, elegante y lleno de historias.

“Tejiendo Esperanzas”, Cali, Colombia
                                                                                                                     

Desde hace nueve años, en Cali, durante el mes de mayo, -mes de la afrocolombianidad-, mujeres de varias regiones del país y del mundo, reúnen  su destreza, creatividad e imaginación en peinados diseñados con un toque de identidad negra en el cabello de hombres, mujeres y niños afro.

Las mujeres matronas del peinado, que forman parte de la Asociación de Mujeres Afrocolombianas de Colombia -AMAFROCOL- reúnen sus esfuerzos para fortalecer y reconocer la identidad étnica afrocolombiana, en el encuentro de peinadoras más importante del suroccidente colombiano "Tejiendo Esperanzas”.

Los peinados que alguna vez fueron los cómplices que marcaron la historia de nuestra raza, demuestran cada vez más el empuje, el ingenio y la capacidad que tienen estas personas de esencia africana para enfrentar al mundo.

 

Fuente
Infrarojo.net
El Espectador