El hombre en la danza folclórica, en palabras de un bailarín

Danza en Red. Publicado el 20 de Noviembre de 2013

El hombre en la danza folclórica, en palabras de un bailarín

Fabián Guerrero, director del grupo de danza folclórica de la Universidad Externado de Colombia, habló con Danza en Red acerca de la masculinidad en la danza.   Hace 18 años Fabián inició su c...

Fabián Guerrero, director del grupo de danza folclórica de la Universidad Externado de Colombia, habló con Danza en Red acerca de la masculinidad en la danza.
 
Hace 18 años Fabián inició su carrera en el baile, al ingresar al grupo que actualmente dirige; con el pasar del tiempo, entró a la compañía Herencia Viva de la maestra Mónica Mercado, con la que sigue presentándose.
 
¿Socialmente, al ser bailarín, ha sufrido señalamientos acerca de tu inclinación sexual por el hecho de ser bailarín?
No, dentro de mi experiencia no he tenido ese tipo de opiniones por parte de la gente; pero sí noto que hay una tendencia a pensar que la danza es algo femenino, que es únicamente para mujeres, sobre todo pasa en la danza folclórica. Hay una creencia general de que la danza tradicional es más femenina que masculina.

¿Cómo enfrentan esa creencia y cómo se podría derrotar?
Yo pienso que la danza folclórica es muy rica en su diversidad  por las costumbres y tradiciones de los pueblos; y si uno va a mirar, las danzas o las representaciones de folclor necesitan como del hombre. Necesitan de una pareja, que la mujer esté en contacto con su pareja. Muchas de las danzas que se presentan tienen un corte amoroso, un corte de conquista.

Entonces lo que se busca en los espacios como en los que yo trabajo, o en los que yo comparto, que eso se vea bastante claro, que se entienda que es necesaria la participación tanto de la mujer como del hombre.

¿Como director del grupo del Externado, ves que es difícil conseguir que entren hombres que ejecuten la danza?
Sí, en el proceso que he tenido en la Universidad Externado ha sido mucho más amplia la asistencia de las mujeres al grupo, y a las actividades de danza generalmente solo llegan mujeres. En la Universidad tenemos danza contemporánea y tenemos una clase de rumba también, y si tú haces un seguimiento a esas clases, vas a encontrar que la mayoría de asistencia es femenina.

¿Cómo se puede enfrentar este problema?
Pienso que sí hay un problema de comunicación y de difusión sobre la disciplina de la danza hacia los hombres. Aunque si tú te abres al campo general de la danza vas a encontrar que hay muchos hombres trabajando en la danza, pero también hay muchos homosexuales bailando y desarrollando la disciplina.

¿El hecho de ser homosexual o heterosexual le añade o le quita algo a la danza?, ¿en qué incide esto a la hora de interpretar un baile?
Desde mi punto de vista, como heterosexual, no veo que haya una diferencia muy grande. Aunque sí veo que en el folclor, cuando represento una danza con una pareja, uno tiene unos conceptos de querer conquistar a la persona, de meterse en un papel  heterosexual. Pero desde el punto de ellos, pues hacen una representación, no sé con qué intención lo hagan, pero en el escenario y frente a un público, eso no se nota, no se ve. No veo que el hecho de que una persona sea homosexual o heterosexual influya de una manera muy notoria.
 
Ingrid C. Forero Cardozo