La región Pacífica, uno de los folclores “más puros”

carovelez. Publicado el 14 de Junio de 2012

La región Pacífica, uno de los folclores “más puros”

Foto tomada del libro ABC del folklore colombiano. Quizá se trate de la condición geográfica de la región Pacífica colombiana la razón por la que Guillermo Abadía Morales considera que los rit...

Foto tomada del libro ABC del folklore colombiano.
Quizá se trate de la condición geográfica de la región Pacífica colombiana la razón por la que Guillermo Abadía Morales considera que los ritmos propios de esta región del país son los que se han conservado más cercanos a sus raíces.
El proceso de mestizaje en esa región no tuvo el impacto que sí existió en otras zonas del país, por cuanto la riqueza de los pueblos africanos traídos al nuevo continente es de las herencias más importantes que se conservan, en este caso, en ritmos como el currulao, el maquerule, el aguabajo y la juga, entre otros.
El currulao es, en concepto de Abadía, el ritmo base de la costa Pacífica y al parecer, su nombre proviene del un instrumento de percusión llamado cununo que, para el caso de esta tonada, requiere de la interpretación de uno macho y uno hembra. Los otros instrumentos que se emplean para el currulao son la tambora o bombo, el redoblante, los guadás y la marimba de chonta.
En el baile, se destacan “los ademanes esbeltos de los hombres y mujeres, la seriedad ritual de los rostros y la gracia de las actitudes ayudadas en el juego de los giros por los pañuelos, le otorgan una fuerza o vigor plástico muy rotundo”.
Otros ritmos del Pacífico colombiano tienen que ver con historias y costumbres de los habitantes de esa región, situaciones que han sido inmortalizadas como la de un panadero gringo que, por confiado, fió pan hasta que quebró. Esta historia es la que se considera que dio inicio al makerule o maquerule, nombre que posiblemente fue dado por tratarse de la historia de Mac Duller:
“Mister Mac Duller erea un chombo
Panadero en Andagoya:
Lo llamaban Maquerule,
Se arruinó fiando mogolla.
Maquerule amasa el pan
Y lo vende de contado;
Maquerule ya no quiere
Que su pan sea fiado.
Maquerule no está aquí,
Maquerule está en Condoto
Cuando venga Maquerule:
Su mujer se fue con otro”.
Otro de esos ritmos costumbristas es el aguabajo, cuyo nombre se cree que obedece a que es una tonada que se ejecuta cuando se baja por los ríos en las embarcaciones tradicionales de la región.
Otros ritmos del Pacífico son el patacoré, un currulao rápido; el berejú, lento; la bámbara negra, la caderona, el pango, el andarele, la madruga, el tiguarandó, el saporrondó, el Calipso chocoano, el tamborito chocoano, la caramba, el pregón, los bundes y los chigualos.

Fuente: “ABC del folklore colombiano”, de Guillermo Abadía Morales.