María Elisa Alfaro, una maestra afiebrada por el folclor

Danza en Red. Publicado el 02 de Diciembre de 2013

María Elisa Alfaro, una maestra afiebrada por el folclor

Recientemente, la maestra María Elisa Alfaro, directora del Grupo de Danzas de la Universidad Pedagógica, fue homenajeada por  esta institución, gracias a los procesos que ha liderado desde su car...

María Elisa Alfaro

Recientemente, la maestra María Elisa Alfaro, directora del Grupo de Danzas de la Universidad Pedagógica, fue homenajeada por  esta institución, gracias a los procesos que ha liderado desde su cargo. Allí ha sembrado en sus discípulos el amor por el folclor, la investigación y la cultura y, sobre todo, ha logrado que muchos de ellos sientan verdadero sentido de pertenencia por su patria, gracias a una metodología en la que ha incluido la vivencia y observación directas.

Danza en Red aprovechó la ocasión para dialogar con esta maestra y conocer algo más de su historia, en la cual se entretejen como hilos anécdotas, retos y satisfacciones del quehacer artístico.

María Elisa o Maye, como le dicen sus alumnos y amigos, empezó a construir su camino para llegar al grupo que actualmente dirige desde que empezó como estudiante en la Pedagógica, de la cual es egresada.

Siendo estudiante, integró el grupo de danzas de la universidad, en el que continuó aun tiempo después de ser egresada. Pero retornó luego de un espacio que se abrió tras la salida de maestros como Donaldo Lozano. Maye recuerda que se enteró de esa convocatoria, gracias a Tania Guarín, una estudiante.

“Voy a hacer mi propia escuela”
El director de Bienestar de aquel momento le preguntó si estaba dispuesta generar un proceso de cultura dirigiendo el grupo de danzas de la universidad. María Elisa recuerda que aquella fue una entrevistas muy corta. “Simplemente le dije: ‘Déjeme intentarlo; yo quiero a la universidad, soy de la universidad y tengo un sentido de pertenencia muy grande por la universidad’”.

“Cuando llegué, el reto era muy grande porque venían con el maestro Édgar Sandino, él tenía más trayectoria como maestro en danza”, refiere la artista, quien venía como “la egresada, afiebrada, creyente en el folclor”,  según cuenta, pero con un bagaje que no era comparable al del maestro Sandino.

“Voy a hacer mi propia escuela”, esta fue la consigna de María Elisa al empezar como directora y su reto más importante. Decidió armarse con las herramientas que le habían dado maestras como Kety Castillo y Kety Chamorro, ellas la incentivaron.

El maestro Adalberto Acosta Melo, director de la Agrupación de Danzas de la Universidad del Magdalena también la impulsó. Maye recuerda lo que él le dijo: “Hágale, dele forma a eso que usted siempre ha querido hacer investigación”.

Así que Maye le añadió a su “arsenal” algo más: el conocimiento adquirido y por adquirir en los festivales folclóricos del país.

Al iniciar como directora María Elisa se planteó este reto con varios cuestionamientos: “¿Cómo enseñar?, ¿qué clase de didácticas o metodologías yo iba a implementar para que dieran frutos?”.

A la naciente maestra le surgieron aquellas inquietudes porque sus maestros eran empíricos y “no tenían ni idea de cómo hacerlo tan metódicamente, como hoy podemos hablar de una pedagogía de la danza”.

Fueron 6 años los que duró esta maestra en su primer periodo como directora del grupo de danzas. Luego de un lapso de dos años más retomó la misma posición tras los cuales completó una década de enseñanza de la danza y el folclor, imprimiéndole su sello personal a través de un método que involucra la percepción cercana de la realidad cultural de cada sitio que visita con su grupo de danzas.