Mi experiencia en el II Congreso Nacional de Investigación en Danza

Vilma1964. Publicado el 27 de Agosto de 2013

Mi experiencia en el II Congreso Nacional de Investigación en Danza

"Ser olvidados es como no haber existido" Nubia Flórez Inicio con la frase de Nubia Flórez quien expuso la ponencia: Danza, memoria y modelos de gestión de los centros de documentación de cara a ...

"Ser olvidados es como no haber existido" Nubia Flórez

Inicio con la frase de Nubia Flórez quien expuso la ponencia: Danza, memoria y modelos de gestión de los centros de documentación de cara a las nuevas tecnologías, porque resume una de las grandes reflexiones que me quedaron de este Congreso. Algo que me entristece es que nuestro arte en Colombia tiene muy poca documentación seria que lo respalde, eso se hizo evidente en mi experiencia al querer buscar fuentes para escribir un artículo acerca de danza contemporánea el año pasado. No hay un centro especializado que documente nuestra historia en danza, ni en artes en nuestro país y obviamente tampoco un buen soporte en internet, en conclusión nuestra historia del arte está como un enorme rompecabezas sin armar, todas las piezas están por ahí en cada rincón de Colombia esperando ser unidas.
 
En el Congreso se conocieron historias que han sucedido en nuestro país, que hacen parte de nuestro patrimonio histórico artístico y que merecen ser expuestas a todos los colombianos. Es el caso del Grupo Kore de danza-teatro que existió desde 1982 en Barranquilla y que fue creado por Mónica Gontovnik. También historias por ser contadas como el caso de la bailarina española Carmen Tórtola Valencia y su paso por Colombia en dos momentos en 1917 y en 1924 y de cuya investigación se ha encargado Marybel Acevedo.
 
Fue interesante ver varias de las áreas en las que está presente la danza entre ellas la psicología, la psiquiatría y el diseño. En la psicología la danza usada como psicoterapia para jóvenes diagnosticados con depresión y ansiedad, en psiquiatría para rehabilitación psiquiátrica y en diseño utilizada para registrar el movimiento a través de un programa digital con sensores.
 
Maravilloso ver reunida gente en torno a la danza desde diferentes sitios del país y de fuera del país, tanto ponentes como asistentes que por su amor al arte sacaron el tiempo para estar presentes, cada uno con sus historias y reflexiones.
 
Ponencias muy interesantes como la de Jimena Alviar quien expuso el proceso de su trabajo como coreógrafa en la obra: see reverse for care / vea el reverso para el cuidado, ella me cautivó con el inicio de su ponencia en el momento en que nos dijo por favor revisen las etiquetas que tengan en alguna parte de su vestuario y lean detenidamente qué dicen, para luego empezar a hablar de cómo había sido el proceso de su obra en la que le da la vuelta a la mujer de adentro hacia afuera en una reflexión de cómo desea ser tratada por los demás y qué cuidados se deben tener con ella.
 
Muy agradable el conocer a Ann Cooper quien es coreógrafa, bailarina, escritora de varios libros entre otras cosas y que es un ejemplo de que danzar no tiene edad, la edad está en nuestro espíritu, en la voluntad que tengamos de vivir y danzar, y con quien tuvimos una excelente sesión de danza contacto o Contact Dance.
 
Un evento que contó con el apoyo de la Plataforma Universitaria de Danza, el Plan Nacional de Danza, del Ministerio de Cultura, y la Gerencia de Danza, del Instituto Distrital de las Artes IDARTES y en su coordinación en la universidad a una persona que me pareció fantástica, muy dinámica y quien se llevó un gran aplauso que incitó Ann Cooper y que para mí fue muy merecido es Ana Carolina Avila, sin demeritar a muchas personas destacadas, pero que tal vez para mí no fueron muy visibles por ser tan nueva en este maravilloso mundo de la danza.
 
El primer hecho que me hizo muy feliz al iniciar el Congreso es el haber conocido al maestro Raúl Parra porque gracias a él y su aporte con su investigación en el Ministerio de Cultura pude realizar finalmente mi artículo de danza contemporánea.  
 
Y por último cierro con una gran experiencia vivida que fue emocionante y conmovedora hasta las lágrimas, es el haber tenido a nuestros indígenas que vinieron desde un lugar recóndito del país para decir aquí estamos presentes porque nosotros también hacemos parte de Colombia y de su patrimonio dancístico, fue el caso de los pueblos indígenas del Bajo Apaporis Taraira - Vaupés quienes nos compartieron tres muestras de su danza que además cada una de ellas dura tres a cuatro días originalmente y son hechas de acuerdo al momento, como por ejemplo en el momento de la cosecha. El clamor de ellos es que se les deje en paz en las tierras que Dios les dió (y cuando se refieren a Dios no es como nosotros lo concebimos, para ellos Dios es todo lo que ha existido, existe y existirá) y que no permitamos que los invadan las multinacionales y los saquen de sus territorios. Y cierro con ellos porque también hacen parte de la frase del inicio, si a ellos los abandonamos y los olvidamos estamos condenados a quedarnos sin historia del arte, sin patrimonio inmaterial dancístico y entonces es como desaparecer a nuestras raíces y lo que somos.
 

 

Comentarios

Imagen de tack

Para mí fue un interesante encuentro después de muchos años de no involucrarme con la danza. Me reencontré con maestros de hace años, con compañeros que hoy son maestros, con otros que, como yo, se volvían a involucrar con la danza, fue una experiencia maravillosa.
También para mí fue muy conmovedor e impactante el evento de los indígenas; creo que, pese a que amo la danza tradicional, no soy muy consciente de lo que pasa con sus gestores.
Me gustó mucho ver que hay proyectos y gente haciendo cosas por la danza y el país.
Gracias por tu escrito, comparto contigo muchos de esos sentimientos..
Tacko Joya

Imagen de Lorenaylonen

Este texto despierta cada cosa que sentí al vivir el Congreso. Gracias por compartir esas ponencias que de alguna forma hicieron que cada uno de los participantes y espectadores le aportáramos un poquito más a la danza.
Estoy de acuerdo contigo cuando hablas de la muestra dancística que nos dieron los indígenas Apaporis Taraira del Vaupés, pues me llena de orgullo ver las varias maneras en que nuestro cuerpo se conecta con lo que somos y con lo que siempre seremos, no solo indígenas sino afrodescendientes y españoles.
Enseñanzas y muchos conocimientos me dejó este encuentro, espero que hayan muchos más.
Gracias por ese texto tan precioso.
Un saludo, Lorena

Imagen de tackojoya

:)

Imagen de tackojoya

:)

Imagen de tackojoya

Saben qué me pareció fuerte, pero cierto?, lo que decía Carlos Vásquez sobre el cuerpo de los colombianos, que dice que el cuerpo es un objeto maltratado por nosotros mismos y por los eventos de la sociedad circundante, pero, aunque maltratado, abusado, está en capacidad de reinterpretarse y de reconocerse.Me pareció muy bonito. Y tristemente cierto.

Imagen de maga

Gracias por compartir esas impresiones... me doy cuenta que no soy la única que sintió muy adentro que las fibras de mi corazón fueron tocadas en ese Congreso... no como algo religioso sino como una experiencia de vida frente a la danza.

Imagen de Rodri

Qué maravilloso texto!, me encanta que la danza trascienda en las personas de esa manera. Como docente procuro cada día que eso pase.
Gracias por compratir todas estas ideas y sentimientos.
Felicidades!