Pedro Del Valle profesor, músico y bailarín Parte 2

Danza en Red. Publicado el 19 de Febrero de 2013

Pedro Del Valle profesor, músico y bailarín Parte 2

   ¿Qué otras cosas le agradece al tambor? Lo que más le agradezco es la unión que le ha dado a mi familia, a partir de la música mis hijos, mi familia está siempre unida, dos de mis hijos son...

 
 
¿Qué otras cosas le agradece al tambor?
Lo que más le agradezco es la unión que le ha dado a mi familia, a partir de la música mis hijos, mi familia está siempre unida, dos de mis hijos son tamboleros al igual que mis otros dos nietos y un sobrino.
A pesar de que vivimos en un barrio muy duro, El Pescaito, Sata Martha (donde nacen 100 y se crían dos),  mi familia ha estado encerrada soñando con la música, porque vivimos más de la ilusión.  Le agradezco a la música, la unión de mi familia.
 
¿Cómo ve en este momento el folclor y las expresiones culturales en el país?
Hay una gran generación de manifestaciones no solo folclóricas, hay un boom donde la gente está haciendo cosas nuevas y creativas, por ejemplo, unen el folclor con otras expresiones musicales como el rock, el jazz… eso ha dado margen para que la gente empiece a buscar nuevas cosas.
 Yo debo abrirme a eso  porque el folclor no puede ser estático y día a día se va moviendo con otras cosas, el día que el folclor se quede estático se muere, el día que seamos repetitivos, se acaba.
Los grupos netamente folclóricos nos quedamos en los pueblos, no tenemos la oportunidad de salir de la región, porque los espacios son muy reducidos para el folclor puro; por eso digo que hay que aprovechar el boom que hay para salir adelante y hacer mezclas qué es lo que está haciendo todo mundo.
 
¿Qué tipo de riesgos pueden existir con esas mezclas?
El riesgo es que desaparezca lo tradicional, pero a eso nos arriesgamos a eso le apostamos, por ejemplo, en mi caso los tambores se han afectado o suplido por una batería u otro instrumento electrónico, el que tambor sigue siendo el protagonista. Lo que se apuesta es a mezclar sonidos nuevos sin perder los tradicionales…
… vamos a tener una música menos ancestral y la gente está buscando otra cosa, si uno se queda con lo  tradicional, lo tradicional se muere…
 
¿Qué opina de las nuevas expresiones que hay ahora, como Alé Kumá?
En  Alé Kumá está el piano, pero también está el tambor, ahora bien un músico académico le dio una forma, pero si se sigue escuchando se nota lo tradicional, el saborcito del pueblo.
Uno tiene que evolucionar con el mundo, no hay que detenerse.
 
¿Por qué cree que es importante tener memoria de los trabajos que se hacen del folclor?
Hay que dejar esto escrito y grabado, todo debe tener soporte, porque ¿cómo le decimos a nuestros nietos y las siguientes generaciones lo que nosotros hicimos?. Es curioso que cuando voy a un pueblo o veo en Bogotá a alguien que baila la cumbia y que la baila mal,  le pregunto ¿por qué la baila así’, me dice que aprendió de un hombre que tenía la columna enferma y ella sin darse cuenta aprendió el baile de este señor que no podía tener la espalda recta.
La deformación… de la deformación… de la deformación, se da a través de estos ejemplos y más a través de la enseñanza, por eso sería muy bueno tener registro de ello.
El folclor no se da en la ciudad, porque se deforma, el folclor se da en los pueblos, pero no hay ningún tipo de registro que preservará esto.
Por ejemplo, no hay registro de tres danzas tradicionales con la danza Corpo Cristi, en Bolivar, se llaman Negro, Cucamba y diablo, con estas tres danzas se hace una protección, pero de esto no se tiene registro para compartir con el país y el mundo, para que la gente se entere de este tipo de tradiciones.
No hay memoria desde lo colectivo y lo primero que debe hacerse es que las organizaciones gubernamentales y públicas inicien con este registro desde un personaje, no desde una historia, sino desde un personaje Para expliar y contar, lo que es la guacherna, la tambora, entre otros.
Y por eso dije que el día que yo llegué a mi tierra debo llegar con una escuela de música, de tambora,  y con un libro que relate lo que hice en mi vida.