Reflexión del artículo: "La danza tradicional caldense y su procedencia en relación con Antioquia" de: Julián Bueno.

reflexiones dan.... Publicado el 25 de Marzo de 2017

Reflexión del artículo: "La danza tradicional caldense y su procedencia en relación con Antioquia" de: Julián Bueno.

Análisis del artículo a partir de un rastreo bibliográfico.

Visita nuestro blog
http://reflexionesdanzarias.blogspot.com/
 
Por Juan Gaviria

La presente reflexión no busca generar discusiones bizantinas sobre regionalismos, ni pretende poner en tela de juicio la labor desarrollada durante varias décadas por el autor del artículo a debatir. El interés es reflexionar sobre algunos asuntos mencionados en el artículo relacionándolos con otras fuentes bibliográficas y textos sobre trabajos de campo en Antioquia.

El artículo mencionado lleva como título “La danza tradicional caldense y su procedencia en relación con Antioquia”, publicado en el suplemento literario, Papel Salmón, del periódico La Patria de Manizales, el 3 de marzo 2013, su autor es Julián Bueno, director del grupo de Danzas del Ingrumá, importante entidad artística del municipio de Riosucio, Caldas, que está cerca de cumplir  cincuenta años difundiendo el patrimonio dancístico del departamento de Caldas.

El autor, según sus propias palabras, busca clasificar “La danza tradicional caldense y su mayor, menor o ninguna relación con Antioquia”, para ello divide el artículo en seis apartados: Danzas más o menos. Evidente origen antioqueño, Danzas hasta algún punto coincidente con otras que han existido en Antioquia, sin que sea posible alegar procedencia antioqueña, Danzas caldenses con similitudes respecto de danzas que han existido en Antioquia, Danzas coincidentes con referencias de danzas que hubo en Antioquia pero desaparecieron, Danzas inexistentes en la tradición antioqueña y Antioquia tiene sus propias danzas.

Es común encontrar en estos apartados argumentos muy regionalistas y carentes de información, esto se puede ver cuando el autor encuentra alguna similitud entre bailes de estos departamentos, simplemente busca relacionarlos a partir de una coincidencia o se refiere a ellos como bailes que tienen una tradición muy demostrada en Caldas mas no en Antioquia, esto lo hace al parecer sin consultar las publicaciones de los trabajos de campo que se realizaron en algunos municipios de Antioquia por profesores como Alberto Londoño, Argiro Ochoa y Óscar Vahos, entre otros.

Es importante aclarar que los procesos dancísticos que conocemos hoy en día, son el resultado de la intervención, en la mayoría de casos, de directores que a partir de una información obtenida ya sea por ellos mismos o por otras fuentes, llevan la danza a la proyección escénica, dado como lo menciona Egberto Bermúdez “Desde la perspectiva realista, la mayoría de los bailes tradicionales de Colombia han perdido su vigencia social y cultural. Sólo en regiones muy específicas y en casos muy particulares estos bailes retienen su función original”. 1

En repetidas ocasiones el autor al querer demostrar la poca o nula relación entre las danzas que llevan el mismo nombre o tienen particularidades en común en estos dos departamentos, comete algunas imprecisiones, ya sea por desconocimiento o por su mismo regionalismo, como es el caso de las vueltas remedianas, donde menciona “pese a su nombre, deben ser consideradas como una variante netamente caldense” debido a que son practicadas durante el ritual del velorio de los angelitos. Esta práctica de baile de las vueltas en torno a un velorio, la relacionamos en nuestra investigación Las vueltas. Memorias, versiones y sonidos, donde encontramos que dos cronistas: Charles Saffray en “Viaje a Nueva Granada”  y Eladio Gónima en “Historia del teatro en Medellín y vejeces” narran este mismo ritual bailando las vueltas, en los departamentos de Cauca y Antioquia respectivamente.

En el artículo se considera simplemente como una coincidencia que un número amplio de bailes como: el sapo, los toritos, los monos, 2 las vueltas, el guatín, 3 la guabina, 4 y los gallinacitos contengan en su parte musical coplas similares o iguales que las versiones del departamento de Antioquia o que comparten aspectos semejantes como  la temática o algunos pasos. Encontrar tantos bailes que tienen rasgos en común, merece ser analizado como algo más allá de una coincidencia, pero el autor no le interesó ahondar en todas esas similitudes sino en buscar argumentos como el que las “coreografías” de estos bailes son simplemente diferentes. ¿Coreografías?

En esta búsqueda de diferenciación de los bailes tradicionales de Caldas y Antioquia, en el artículo se hacen dos listados donde se mencionan los bailes propios de cada departamento, en Caldas se hace una lista bastante amplia pero en Antioquia un poco corta, llama la atención que el autor al parecer desconoce algunos bailes de Antioquia, por ejemplo uno llamado Padre francisco, el cual no ha sido muy difundido. Este baile fue aprendido por Argiro Ochoa y por el grupo Canchimalos en el norte del Valle de Aburrá y tiene la particularidad de compartir la misma copla de un baile que está en la lista exclusiva de bailes de Caldas, Arandito de las bendiciones, la cual dice así: Padre Francisco la bendición, échamela breve que ya me voy. Esta copla también se puede encontrar, esta vez como Fandanguillo, en el libro De todo el maíz de Benigno A. Gutiérrez. ¿Será esto otra coincidencia?

Como se puede ver, el autor carece de argumentos objetivos y de información para poder establecer una diferencia real entre las danzas de los departamentos de Antioquia y Caldas, pero nos preguntamos si esto sí será realmente importante, no sería de más importancia para el conocimiento de la danza folclórica, que no se centre el interés en buscar las diferencias entre las danzas de los departamentos, sino más bien que se hallen sus puntos de encuentro para saber cómo ha sido su desarrollo a través de esos ires y venires por diferentes territorios y por el paso del tiempo.

Como complemento al análisis del texto se dejan algunas preguntas que surgieron y  no fueron posibles responder a través de su lectura, también se hacen varias aclaraciones sobre unas imprecisiones encontradas, todo esto de manera breve:

● Existe en Antioquia, más exactamente en la vereda San Andrés, Girardota, una pieza musical tradicional llamada “vueltas remedianas”, que es interpretada por el grupo Aires del Campo, en su trabajo Atardecer en San Andrés. Con esto no se pretende decir que sea la misma versión de la vueltas remedianas de Caldas, pero sí da cuenta que el término también ha sido conocido en este departamento. 

● No es claro cuando el autor menciona que la música de las vueltas remedianas, son una variante de la contradanza, ¿Cuál contradanza? ¿Dónde se puede encontrar ese análisis musical?

● Queda la duda cuando el autor menciona “Del pasillo difícilmente hay en la tradición antioqueña versiones rápidas y muchísimo menos voliadas como decimos en el Occidente caldense. Puede considerarse que en general el pasillo danzado antioqueño es Pasillo de Salón y es de velocidad moderada”. ¿De dónde surge esa teoría de las velocidades de la danza en Antioquia?

● El artículo asegura que el chotís o tiotís fue llamado en Antioquia simplemente como “caleño” porque llegó del Valle del Cauca. Esta aseveración no es respalda en bibliografía alguna. Se sabe que existe una versión denominada así encontrada en Girardota, la cual se puede leer en “Bailes antiguos de Antioquia” en  la Nueva revista colombiana del folclor Vol. 7 N⁰ 21, 2001 o en Testamento del paisa de Agustín Jaramillo, pero como se dijo anteriormente, es una versión coreográfica y no se conoce realmente su origen. Existen otras versiones de este baile como el caso del chotís lúdico o uno llamado chotís de Angostura, recopilado por Argiro Ochoa, el cual en otra reflexión compararemos su música con la versión de tiotís de Caldas.

● Tanto en Antioquia como en Caldas se conoce una canción que hace parte del género de la música parrandera, Métale candela al monte, en el artículo se menciona como tonada y bajo el nombre de Échele candela al monte, se aclara que según el libro Música del Pueblo Pueblo de Alberto Burgos, esta canción es obra de Hernando Giraldo y lleva realmente el título de Métale candela al monte.

Notas:
 

1.  Egberto Bermúdez, “Una octava más alta” en: Boletín cultural y bibliográfico, Vol. 27  N⁰ 22, 1990. Recuperado de:
https://publicaciones.banrepcultural.org/index.php/boletin_cultural/arti... [Consulta: 04 de marzo de 2017].

2. Se pueden encontrar coplas de este baile en Antioquia en los audios del fondo de Canchimalos en la sección Danzas, bailes y sainetes del Valle de Aburrá publicados en la Red Potro azul, también en los libros: El cancionero de Antioquia de Antonio José Restrepo y De Todo el maíz de Benigno A. Gutiérrez.

3. El baile del guatín en Caldas comparte la misma letra de la versión de vueltas antioqueñas o la marucha, Cuando marucha se fue a darle vuelta al yucal, me dijo que eran pa mí todas las que iba a arrancar….

4. Se puede encontrar en los mismos documentos citados para los monos.
 

Bibliografía

 

Baena, Manuel. Cómo se hace ingeniero un negro en Colombia. Medellín, Escuela de Ingeniería de Antioquia. 2010.

Bermúdez, Egberto. “Una octava más alta” en: Boletín cultural y bibliográfico, Vol. 27  N⁰ 22, 1990. Recuperado de: https://publicaciones.banrepcultural.org/index.php/boletin_cultural/arti... [Consulta: 04 de marzo de 2017].

Burgos, Alberto. Música del Pueblo Pueblo. Medellín, Lealón. 2006.

Gaviria, Juan C. Las vueltas. Memorias, versiones y sonidos. Medellín, Manuel Arroyave. 2016.

Gónima, Eladio. Historia del teatro en Medellín y vejeces. Medellín, Secretaría de Educación y Cultura. 1973. Recuperado de:http://bibliotecadigital.udea.edu.co/bitstream/10495/378/1/

HistoriaTeatroMedellin.pdf [Consulta: 04 de marzo de 2017].

Gutiérrez, Benigno A. De todo el maíz. Medellín, Edinalco. 1984.

Jaramillo Londoño, Agustín. Testamento del paisa. Medellín, Bedout. 1961.

Jaramillo, Luz M. y Rozo Gauta, José. “Fiestas y diversiones en el caso de Barbosa”, en: Nueva revista colombiana del folclor Vol. 7 N⁰ 21, 2001.

Londoño, Alberto. Danzas colombianas. Medellín, Universidad de Antioquia. 1986.

López Gil, Gustavo A., Rendón Marín, Héctor V y Palacio Villa, Fred D. Atardecer en San Andrés. Grupo Aires del Campo. Música tradicional de Girardota (Antioquia) – Vereda San Andrés. Medellín, Universidad de Antioquia, Facultad de

Artes, Grupo de Investigación Valores Musicales Regionales [Disco Compacto + Folleto acompañante]. 2006.

Ochoa, Argiro de J. Cosecheros de Antioquia y estudiantina los típicos 20 años 1966-1986. Bello, Cooperativa de trabajadores de Fabricato. 1986.

Restrepo, Antonio J. De la tierra colombiana. El cancionero de Antioquia. Medellín,  Bedout. 1971.

Saffray, Charles. Viaje a Nueva Granada. Santa Fe de Bogotá, Biblioteca Popular de Cultura. 1948. Recuperado de: 

http://www.banrepcultural.org/sites/default/files/87700/brblaa1049988.pdf [Consulta: 04 de marzo de 2017].

Vahos Jiménez, Óscar. “Bailes antiguos de Antioquia” en: Nueva Revista de Folclor, 7 (21). 2001.

Vahos Jiménez, Óscar. Danza Ensayos. Medellín, Producciones Infinito. 1997