Sin natilla no hay navidad

Danza en Red. Publicado el 04 de Diciembre de 2013

Sin natilla no hay navidad

Qué podría ser más típico para diciembre que la natilla? Qué tal el buñuelo? Tal vez, pero acompañada de natilla, tal vez este postre que practicamente desaparece el resto del año es el que m...

Comidas Típicas de navidad

Qué podría ser más típico para diciembre que la natilla? Qué tal el buñuelo? Tal vez, pero acompañada de natilla, tal vez este postre que practicamente desaparece el resto del año es el que más representa la Navidad de los colombianos.
 
Navidad sin natilla no sería navidad y comerla en otra época casi que no nos cabe en la cabeza. Simplemente sabemos que va a estar en nuestra mesa; ya sea morena, hecha con panela o blanca, por el azúcar.
 
La canela en astilla, durante su preparación, no le puede faltar, y en polvo junto a unas perfumadas uvas pasas como toque final. A este rico dulce se le han sumado sabores nuevos como el coco y el arequipe sin que pierda su esencia tradicional. Eso sí, sin destronar al sabor sin igual de las moras en su almibar.
 
Pero lo que pocos nos ponemos a pensar cuando llevamos a nuestra boca este manjar es en cómo llegó a convertirse en una insignia de nuestras mesas.Pues bien, esa tarea ya fue hecha por el antropólogo Joan Manuel Vera. Y de acuerdo con la entrevista que le hizo el portal elmundo.com, la natilla llegó a tierras americanas con la llegada de los españoles y la tradición de consumirla en diciembre vendría de la tradición de las comunidades religiosas de repartirla a los más necesitados el día de Navidad.
 
Nosotros hoy la disfrutamos, la compartimos con nuestros allegados, pero ciertamente la costumbre de prepararla y llevarla a personas necesitadas y comer con ellos no la tenemos.
 
Sería de verdadero espíritu navideño que se recuperara ese remoto origen de este placer hecho de harina de maíz, ojalá no se hubiera perido esta costumbre.